24 de mayo de 2024

,

María Auxiliadora
24 de mayo de 2024

,

María Auxiliadora

Caminando juntos en la ascesis cuaresmal

Caminando juntos en la ascesis cuaresmal

Como cada año, el papa Francisco nos acaba de enviar un mensaje para esta Cuaresma. En él nos invita a iniciar el camino cuaresmal a la luz de la contemplación de un momento muy importante de la vida del Señor: la Transfiguración de Jesús.

El Evangelio de la Transfiguración de Jesús se proclama en el segundo domingo de Cuaresma y el papa Francisco nos propone tomar este Evangelio como guía para nuestra experiencia de preparación para la Pascua.

En la Transfiguración de Jesús vemos la respuesta que el Señor dio a sus discípulos cuando estos manifestaron incomprensión hacia Él. Pocos días antes de este episodio, se había producido un auténtico enfrentamiento entre el Maestro y Pedro, quien había rechazado de plano su anuncio de la pasión y de la cruz. Ahora, seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los llevó aparte, a un monte elevado, y les mostró su gloria. También el Señor nos toma a nosotros consigo en este tiempo litúrgico y nos lleva a un lugar apartado. En Cuaresma se nos invita a los cristianos «a subir a un monte elevado» junto a Jesús para vivir juntos una experiencia particular de ascesis.

La Cuaresma es un tiempo de ascesis, es decir, de entrenamiento espiritual y físico para el seguimiento de Jesús, sobre todo, para superar nuestras faltas de fe y nuestras resistencias a seguirle en el camino de la cruz. A los apóstoles les costó mucho aceptar el camino de la cruz que el Señor les propuso y a nosotros nos pasa lo mismo. Es necesario que aceptemos este camino, un camino cuesta arriba, que requiere esfuerzo, sacrificio y concentración.

Dice el Evangelio de la Transfiguración que Jesús «se transfiguró en presencia de ellos: su rostro resplandeció como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz» (Mt 17, 2). El Señor les anticipa a los discípulos el final del camino, la meta. Al final de la subida, en la cima del monte, a los tres discípulos se les concedió la gracia de ver a Jesús en su gloria, resplandeciente de luz. También el camino de la Cuaresma que la Iglesia nos invita a recorrer nos llevará a la gloria de Cristo Resucitado en la que nosotros tenemos la firme esperanza de participar.

El camino ascético cuaresmal, nos dice el papa Francisco, tiene como meta una transfiguración personal y eclesial. Una transformación que tiene su modelo en la de Jesús y se realiza mediante la gracia de su misterio pascual. En orden a alcanzar este objetivo en la Cuaresma de este año, el papa nos propone dos caminos a seguir para ascender junto a Jesús y llegar con Él a la meta.

El primero se refiere al imperativo que el Padre dirigió a los discípulos en el monte Tabor, mientras contemplaban a Jesús transfigurado. Una voz desde la nube les dijo «Escuchadlo». La primera indicación es escuchar a Jesús. La Cuaresma, nos dice el papa, es un tiempo de gracia en la medida que escuchamos al Señor. Y el señor nos habla, sobre todo en la Palabra de Dios, que la Iglesia nos ofrece en la liturgia. Por eso, nos invita a participar en la misa y, si no podemos, a meditar las lecturas bíblicas de cada día, incluso con ayuda de internet. Además de hablarnos en las Escrituras, el Señor lo hace a través de nuestros hermanos y hermanas, especialmente en los más necesitados.

El segundo camino para seguir a Jesús que nos recomienda el papa para esta Cuaresma es luchar contra nuestros miedos para afrontar la realidad con sus fatigas cotidianas, con sus dificultades y contradicciones. Al escuchar la voz del Padre, «los discípulos cayeron rostro en tierra, llenos de temor. Jesús se acercó a ellos y, tocándolos, les dijo: “Levantaos, no tengáis miedo”. Cuando alzaron los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús solo» (Mt 17, 6 – 8). No podemos refugiarnos en una religiosidad hecha de acontecimientos extraordinarios, de experiencias maravillosas, sino que hemos de perder el miedo a la realidad de cada día para seguirlo «a Él solo».

Con su mensaje para esta Cuaresma, el papa Francisco nos invita a vivir este tiempo como una fuerte experiencia de sinodalidad. Aunque, a veces, el proceso sinodal parece un camino arduo y nos puede desalentar, hemos de vivirlo con empeño y constancia. Lo que nos espera al final será algo maravilloso y sorprendente, que nos ayudará a comprender mejor la voluntad de Dios y nuestra misión de creyentes.

Invito a todos los fieles de nuestra diócesis de Tui-Vigo a compartir juntos este camino de la Cuaresma en comunión con toda la Iglesia. Pido especialmente a nuestros sacerdotes y catequistas que pongan el mayor empeño en convocar a nuestras parroquias y comunidades cristianas a la gracia de la conversión y a la acogida gozosa de la misericordia divina. Así, caminando sinodalmente en la experiencia de la conversión, podremos celebrar llenos de alegría y gozo la fiesta de la Pascua de Resurrección.

Unidos en la fe y la oración.

 

+ Luis Quinteiro Fiuza,

obispo de Tui-Vigo