19/09/2021

,

San Jenaro
19/09/2021

,

San Jenaro
Descubre la belleza de las “piedras vivas” de la catedral de Tui

Descubre la belleza de las “piedras vivas” de la catedral de Tui

San Juan Damasceno expresó que «si un pagano viene y te dice: muéstrame tu fe. Llévalo a la iglesia y, presentándole la decoración con que está adornada, explícale la serie de cuadros sagrados». Esta es precisamente, la propuesta de la delegación diocesana de Pastoral Juvenil y Universitaria desde el 18 hasta el 22 de agosto: ayudar a los jóvenes a descubrir la belleza del arte de la catedral de Tui para acercársela a peregrinos y turistas durante un campo Piedras Vivas de formación y evangelización.

Los jóvenes de entre 18 y 30 años interesados en profundizar en la fe a través del arte de la catedral tudense pueden inscribirse en la actividad a través del siguiente enlace. La inscripción supone un coste individual de 100€ para la comida, el alojamiento y otros materiales necesarios para la formación.

Además de la formación intelectual en arte, historia y teología que recibirán y los momentos de oración, los jóvenes tendrán la oportunidad de acoger a peregrinos y turistas que se encuentren de paso en la ciudad de Tui para acercar la belleza de la fe mediante la iconografía de la fachada principal del templo tudense.

Esta experiencia de 5 días cuenta con la colaboración de la comunidad de Piedras Vivas presente en Santiago de Compostela en donde desarrollan un campo internacional de formación y servicio desde el año 2013 con la participación de jóvenes de toda Europa que, en algunos casos, forman parte de otras comunidades de Piedras Vivas. En España, existen otras comunidades además de la compostelana en Madrid, Burgos y Barcelona.

Piedras Vivas nace en 2003 en la catedral de Frankfurt como un grupo juvenil ignaciano cuyo objetivo consiste en facilitar el encuentro entre los alejados y la fe a través del recorrido espiritual que impregna el arte de los templos cristianos. El apostolado de los voluntarios Piedras Vivas se concibe como un ejercicio espiritual con un estilo muy preciso: prioridad de la oración, vida comunitaria intensa, acompañamiento mistagógico del turista, sobriedad de vida, atención al pobre y a los niños y gratuidad radical del servicio.  

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp