30/11/2020

,

San Andrés

Gabriel y Jesús, los nuevos diáconos de la Diócesis, felices con sus destinos pastorales

Gabriel y Jesús, los nuevos diáconos de la Diócesis, felices con sus destinos pastorales

El primer domingo de octubre es una fecha que quedará grabada a fuego en el corazón de un joven de Chapela, Jesús García (29 años), y otro de Vigo, Gabriel Gómez (25 años). Amigos y familiares acudieron a esta cita para acompañarlos en un día importante en sus vidas; el día que públicamente decían “sí” al cumplimiento de la vocación que Dios les ha regalado y recibían el orden del diaconado.

Para quienes los conocen desde hace tiempo, la primera impresión no fue el tembleque de las manos, sino su vestimenta: la elegancia personificada a través de un traje negro, cuya única nota discordante era el blanco del alzacuellos.  

Ahora, casi un mes después de su ordenación como diáconos, ambos se han despedido del Seminario Mayor, en el que han estudiado estos últimos seis años. Ellos lo definen como un familia, como un hogar en el que han encontrado un apoyo para crecer en la vocación. En este sentido, sienten la responsabilidad de ser los “mayores”, los que abren paso a quienes vienen detrás, pero ambos afirman que esta nueva etapa «hay que vivirla con naturalidad; ellos son parte de nuestras vidas y estamos ahí para ayudar en lo que necesiten».

IMG_5275
Jesús García (29 años)

Hasta el pasado 15 de octubre, los nervios los carcomían ante la incertidumbre de su destino pastoral. A pesar de ello, desde su ordenación, en su interior anidaba un único deseo con el que se muestran unánimes: «ser fiel a la voluntad de Jesús y cumplir con lo encomendado».

Gabriel continuará en la parroquia de O Sagrario de la Catedral de Tui, en la que colabora desde hace dos años, aunque ahora lo hará con más responsabilidades y funciones. «Mi vida y mi entrega, a través de la formación, la escucha y el acompañamiento», declara Gabriel cuando le preguntan qué espera aportar a esta comunidad tudense.

La parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Vigo acogerá a Jesús García, quien espera encontrar «una comunidad viva y plural» de la que poder empaparse en su etapa como diácono. En esta nueva comunidad, Jesús quiere «poner lo mejor de mí mismo para desarrollar la tarea de la Iglesia: Evangelizar, llevar a Cristo a los demás y vivir la fe en unión para sentirnos una familia».

¿Cómo ha surgido la vocación de Gabriel y de Jesús?

La vocación de Gabriel surgió siendo ya un niño, pero no se desarrolló hasta que llegó al Seminario Menor de Tui a los 13 años. Allí, comenzó su camino de discernimiento marcado fuertemente por el fallecimiento de su abuela primero, y más tarde de su madre. Estos acontecimientos fueron decisivos en su vocación, pero sobre todo una frase de su abuela que aún hoy recuerda «si quieres ser sacerdote, tiene que ser para hacer el bien». Por su parte, Jesús se hizo más el encontradizo con Dios. Sintió la vocación de adolescente, pero durante años la ignoró y se lanzó a estudiar Restauración en Pontevedra. Eso sí, nunca dejó de colaborar en la parroquia. Durante su estancia de Erasmus en Roma, falleció su párroco, don Hermelindo, a quien admiraba por ser germen de su vocación. Durante ese año en Roma, Dios volvió a insistir, pero no sería hasta un año después cuando finalmente diese el paso. «Soy de esas personas que necesitan estar muy seguras antes de hacer las cosas», declara.

IMG_5107-1
Gabriel Gómez (25 años)
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp