31/03/2020

,

San Amós
Menú

El Cardenal de Rabat recuerda en el Cine Salesianos que la misión es tarea de todos

El Cardenal de Rabat recuerda en el Cine Salesianos que la misión es tarea de todos
cardenal de rabat

El 4 de noviembre, el Cine Salesianos de Vigo se vistió de gala con la visita de mons. Cristóbal López Romero, arzobispo de Rabat y creado cardenal por el Papa Francisco en el reciente consistorio del pasado 5 de octubre. Más de 300 personas se reunieron para escuchar la conferencia del purpurado; entre ellas el Sr. Obispo de la Diócesis, D. Luis Quinteiro, junto con la comunidad salesiana y un grupo de sacerdotes diocesanos, religiosos y consagradas.

En la presentación del arzobispo se hizo alusión a su condición de salesiano desde los 16 años y sacerdote desde hace 50, con el ejercicio de su ministerio en distintos países, fundamentalmente Paraguay, Bolivia, Marruecos y España. Obispo desde hace año y medio y cardenal desde hace un mes, su biografía se podría resumir con esta expresión: «mi casa es el mundo; mi familia, la humanidad«.

El purpurado ofreció su testimonio hablando de la vida de la Iglesia que preside, una comunidad con mayor presencia de hombres que de mujeres, y con más jóvenes que adultos; una realidad pequeña en cantidad de cristianos (apenas 30 mil en medio de 37 millones de musulmanes), pero una Iglesia significativa por el mensaje que puede transmitir al mundo. 

“La Iglesia en Rabat –afirmó mons. López Romero– es una Iglesia muy «católica», porque los 30 mil católicos provienen de más de 100 nacionalidades. Hay que destacar también que es una Iglesia ecuménica. Se trabaja muy estrechamente con protestantes, anglicanos y ortodoxos. Hasta tienen una «facultad» de Teología común”.

D. Cristóbal afirmó también que la Iglesia en la capital de Marruecos “es una iglesia samaritana, que se inclina ante aquel que pasa por momentos difíciles, sea marroquí musulmán, sea africano cristiano. La comunidad sale al encuentro del necesitado sin preguntarle de dónde viene, adónde va o por qué está en esa situación”. Además, para el cardenal “se trata también de una Iglesia puente entre Europa y África, entre musulmanes y cristianos, entre pobres y ricos, entre negros y blancos. Un puente. Eso es lo que pretende ser en este tiempo en que hay tantos que intentan levantar muros, barreras, fronteras, o incluso fosos”.

Por último, destacó que uno de los elementos característicos de la Iglesia en Rabat es la promoción del diálogo interreligioso; es uno de los motores de la vida de una comunidad pequeña, pero con gran pujanza.

Mons. López Romero insistió también en que “todos somos misioneros, hoy y siempre. Se podría decir que la misión tiene una Iglesia, más que la Iglesia tiene una misión”, porque, conforme a las palabras de Cristo de buscar primero el Reino de Dios, “el Reino es el objetivo; la Iglesia es el instrumento”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest