8/08/2022

,

Santo Domingo de Guzmán
8/08/2022

,

Santo Domingo de Guzmán
El ciclo de “Música Sacra en la Soledad” hace significativas referencias al sufrimiento humano y al dolor de la guerra

El ciclo de “Música Sacra en la Soledad” hace significativas referencias al sufrimiento humano y al dolor de la guerra

El próximo martes, día 29 de marzo, una vez terminada la celebración eucarística de las 19 horas, el “Coro Clásico de Vigo”, que dirige Joaquín Carvajal Baños, abrirá el ciclo de música sacra, que en la cuaresma y proximidad de la semana santa organiza la parroquia viguesa de La Soledad (O Castro).  El sábado día 2 de abril completan el ciclo musical la Coral Polifónica Amadeus que dirigida por Norma Urive cantará la misa y a continuación ofrecerá un breve concierto, tras el cual intervendrá la Coral Apóstol Santiago (Rimas Zdanavicius).

El objetivo de este ciclo, además de apoyar el gozo de retomar la vuelta a la casi normalidad de las agrupaciones corales, es llevar a cabo en las actuales circunstancias un homenaje, e incluso  una oración de solidaridad y consuelo, a tantas víctimas del dolor y del sufrimiento: las víctimas y familiares del naufragio del pesquero “Villa de Pitantxo”, añadiéndose a esta horrible tragedia, todavía más dolor por la reciente angustia de tantas familias afectadas por la invasión y la guerra de Ucrania… Es la pasión de Cristo actualizada en tantos dolientes. Contemplar los dolores de la pasión de Cristo actualizada en los seres humanos que sufren, sobre todo los más inocentes, y unirse a ellos solidariamente, puede ser un modo nuevo de entender la música sacra de la Semana santa, la locura de la Cruz, la Redención cristiana y hasta la fraternidad universal…  

El primero de los conciertos está dividido en dos partes. La primera, «a capella», recoge escenas y personajes de la pasión de Cristo: que nos llevan en obras de T. Luis de Victoria, desde el Pueri Hebreorum  del domingo de Ramos, a la traiciónde Judas, pésimo negociante, oyendo las lamentaciones de Jeremías que nos llevan junto a María Dolorosa al pie de la Cruz (Stabat Mater de Kodaly) pero luego llena de alegría después de la Resurrección de su Hijo (Regina coeli laetare).   

La segunda parte del concierto, con acompañamiento de teclado, acerca a piezas corales pertenecientes a distintos siglos y se ofrecen en orden cronológico para que pueda apreciarse la evolución de los estilos musicales en el tiempo. Tras obras sacras célebres, como la Cantata 147 de Bach, Panis Angélicus de Frank o el Cantique de Jean Racine de Fauré y el Ave María de J. Busto, llegará al final el concierto, con dos obras dedicadas a la paz, tristemente hoy tan necesaria como siempre. Un grito coral, más que canto, resonará en Across the bridge (J. Sandsstrom): “Dispersad las semillas de la paz sobre la tierra” y el Da pacem (D. Paulstich).

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp