5/10/2022

,

Santa María Faustina Kowalska
5/10/2022

,

Santa María Faustina Kowalska
El Hogar Clínica San Rafael acogerá la Jornada del Enfermo

El Hogar Clínica San Rafael acogerá la Jornada del Enfermo

Foto: Cartel creado por la delegación de Pastoral de la Salud de Tui-Vigo.

La Jornada Mundial del Enfermo se celebrará en la capilla del Hogar Clínica de San Rafael —de los hermanos San Juan de Dios— en Vigo, a las 17 horas del viernes 11 de febrero, a festividad de Nuestra Señora de Lourdes. La delegación de Pastoral de la Salud  y la Hospitalidad de Lourdes de la diócesis de Tui-Vigo organizan esta celebración eucarística para pedir por todas las personas enfermas y por quienes les cuidan.

Además de esta celebración eucarística, los voluntarios de Pastoral de la Salud de la diócesis podrán asistir a un encuentro de formación el próximo sábado 19 de febrero, a las 10 horas, en los locales parroquiales de Nuestra Señora del Rocío. El encuentro contará con la presencia de la consagrada, Ana María García-Heras Martín, trabajadora del servicio religioso del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol “Arquitecto Marcide” (CHUF).

Con motivo de esta cita anual, la delegación de Pastoral de la Salud ha actualizado los datos de contactos y los horarios de misa de los servicios religiosos hospitalarios que se pueden encontrar en el siguiente enlace. Desde la delegación, animan a proponer este acompañamiento a todos los enfermos y a las familias, con el deseo de que se respete el derecho a la libertad religiosa también en la última etapa de la vida y, en caso de ser necesario, se proporcionen los medios para la firma del testamento vital.

La Conferencia Episcopal Española ha propuesto el lema «Acompañar en el sufrimiento» para conmemorar el 30º aniversario de esta Jornada instituida por san Juan Pablo II para sensibilizar sobre la necesidad de asistir a los enfermos y a quienes los cuidan. En este sentido, el papa Francisco ha remarcado, en su mensaje de este año, que «todavía queda mucho camino por recorrer para garantizar a todas las personas enfermas, principalmente en los lugares y en las situaciones de mayor pobreza y exclusión, la atención sanitaria que necesitan, así como el acompañamiento pastoral para que puedan vivir el tiempo de la enfermedad unidos a Cristo crucificado y resucitado».

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp