7/12/2021

,

San Ambrosio
7/12/2021

,

San Ambrosio
Entrega de los óleos y renovación de las promesas sacerdotales

Entrega de los óleos y renovación de las promesas sacerdotales

La Diócesis de Tui-Vigo despidió el mes de marzo en plena Semana Santa celebrando la Misa Crismal que el obispo Luis Quinteiro presidió en la catedral tudense a las 12 hora de la mañana, acompañado de números presbíteros diocesanos y de algunas comunidades religiosas.

Durante su homilía, el Mons. Quinteiro destacó la importancia de la comunión eclesial, especialmente entre el clero para, de ese modo, construir una Iglesia diocesana que de cabida a las multiplicidad de carismas. Con estas palabras, expresó la relevancia de esta celebración, considerada una de las principales manifestaciones de la plenitud sacerdotal del obispo y un signo de la estrecha unión de los sacerdotes con él quienes, desde el Concilio Vaticano II, renuevan sus promesas sacerdotales durante esta eucaristía.

En la entrada del templo, también estaba presente la Cruz de Lampedusa, ese signo de los migrantes que el papa Francisco bendijo y exhortó a recorrer todo el mundo para visibilizar y concienciar acerca de la cruda realidad que padecen las personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares. Esta Cruz, presente desde el pasado 9 de marzo, peregrinará nuestra Diócesis hasta el próximo 14 de abril.

La Misa Crismal, es una celebración destinada a consagrar el santo Crisma —por eso, “misa crismal”— y también a bendecir los óleos o aceites que se usarán para ungir a los enfermos y a los que se van a bautizar o catecúmenos.

El Crisma es utilizado para signar a los bautizados y aquellos que reciben el sacramento de la confirmación, ungir en las manos a los que serán ordenados presbíteros, y en la cabeza a los que serán consagrados obispos, así como para la dedicación de una iglesia o de un altar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp