20 de julio de 2024

,

San Apolinar de Rávena
20 de julio de 2024

,

San Apolinar de Rávena

Fuego y agua para escuchar, creer, vivir y transmitir la fe en la Resurrección

Fuego y agua para escuchar, creer, vivir y transmitir la fe en la Resurrección
Foto: El obispo de Tui-Vigo, Mons. Luis Quinteiro, presidió la vigilia Pascual en la concatedral-basílica de Santa María de Vigo

El obispo de Tui-Vigo, Mons. Luis Quinteiro, presidió la Vigilia Pascual en la concatedral-basílica de Santa María de Vigo, a las 22 horas del sábado 8 de abril.

El Lucernario marca el comienzo de la vigilia Pascual —«la madre de todas las Santas Vigilias», tal y como lo expresó san Agustín—. A través de este rito que tuvo lugar en el atrio de la concatedral-basílica, el obispo de Tui-Vigo, rodeado de fieles y curiosos transeúntes, bendijo el fuego con el que se encendió el cirio pascual, símbolo de la resurrección de Jesucristo de quien brota la luz de la fe, para los cristianos. La llama del cirio fue pasando de mano en mano hasta encender las velas de todos los fieles que, en tinieblas, accedieron procesionando a la colegiata de Santa María para celebrar con gozo la Pascua.

Una vez dentro, terminada la procesión y con el cirio pascual en el altar, se encendieron las luces del templo. En ese momento, el párroco de Santa María, José Vidal, entonó el pregón pascual. Solo cuando finalizó, se pudieron apagar las velas para dar comienzo a la liturgia de la Palabra que, en esta vigilia Pascual, consta de 16 lecturas —7 textos y 7 salmos del Antiguo Testamento y 2 lecturas del Nuevo, entre ellas, el Evangelio— que muestran la alianza perenne de Dios con el pueblo de Israel, desde el comienzo de la creación hasta la encarnación de Cristo.

Tras la proclamación del Evangelio, el obispo de Tui-Vigo, Mons. Luis Quinteiro, manifestó que «la Iglesia nos invita a celebrar esa gran noche sirviéndonos del fuego y del agua, símbolos de la vida. No tenemos otras palabras ni otros razonamientos. Son estos símbolos que celebramos juntos los que nos invitan a escuchar, creer, vivir y transmitir nuestra fe en la Resurrección». El prelado también exhortó al pueblo de Dios allí congregado a ser testigo de «esta vida nueva que nace en Cristo y que se manifiesta en nuestra propia existencia. No apaguemos la Vida en nuestra vida. Vivamos en plenitud. Los cristianos tenemos que transmitir una fe profunda en la vida, porque Jesucristo resucitado es la vida del mundo». 

Tal y como había anticipado Mons. Luis Quinteiro, finalizada su intervención, dio comienzo la liturgia bautismal, con la que se renovaron las promesas bautismales y el obispo procedió a la aspersión del agua bendita. La celebración continuó con la liturgia eucarística, inmersos ya en el tiempo pascual con el que la Iglesia conmemora los diferentes encuentros de Jesús resucitado con sus discípulos para manifestar y recordar que, en la actualidad, el pueblo cristiano está llamado a testimoniar la nueva vida en Cristo.

Vigilia Pascual 2023

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp