20/10/2020

,

San Honorio

O Papa concede a condición de Basílica á concatedral viguesa de Santa María

O Papa concede a condición de Basílica á concatedral viguesa de Santa María

La comunicación a los fieles se hará el día 15 de Agosto, fiesta de la Asunción de Santa María, patrona de la Ciudad y del templo, ahora concatedral y antigua colegiata.

La viguesa “colegiata” de Santa María,  y desde el año 1959  concatedral tras la designación de la antigua diócesis tudense como de Tui-Vigo, ha obtenido ahora del papa Francisco la condición de basílica. Pasa así a ser el primer templo en la diócesis con ese título y sus privilegios.

El pasado fin de semana recibía el obispo Luis Quinteiro Fiuza, una carta de la Nunciatura Apostólica en España, en la que se le comunicaba esa esperada noticia y se le adjuntaba el Decreto de la concesión, cuyo texto es el siguiente:

Decreto de concesión

A petición del Excelentísimo Mons. Luis Quinteiro Fiuza, Obispo de Tuy-Vigo, mediante su carta de 28 de noviembre de 2019, en la que recogía las peticiones y los deseos del clero y de los fieles, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, en virtud de las facultades especiales concedidas por el Sumo Pontífice FRANCISCO, confiere gustosamente el título y la dignidad de BASÍLICA MENOR a la iglesia concatedral de Vigo, dedicada a Dios en honor a la Bienaventurada Virgen María, con todos los derechos y concesiones litúrgicas correspondientes, según las disposiciones del Decreto sobre el Título de Basílica Menor “Domus ecclesiae”, publicado el 9 de noviembre de 1989.

No obstante cualesquiera disposiciones contrarias.

Desde la Sede de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, 14 de julio de 2020. Firmado y rubricado, Roberto Cardenal Sarah, Prefecto y Arturo Roche, Arzobispo Secretario.”

Requisitos para ser basílica

Para que un templo pueda alcanzar el título de basilical, debe reunir tres requisitos: ser un templo con un cierto porte arquitectónico; ser foco espiritual de gran devoción para una comunidad determinada y poseer un tesoro espiritual al que se le da culto ininterrumpido, bien sea al Señor, la Virgen o a un santo.

Argumentando la consideración de que el templo vigués posee tales requisitos, especialmente en lo que dice relación a la devoción y culto al Santísimo Cristo de la Victoria, se presentó con la debida solicitud la documentación correspondiente, a lo que la Congregación del Culto Divino ha contestado declarando a la con-catedral Basílica menor y ha enviado el referido decreto de 14 de julio de 2020.

Celebración de la concesión y acción de gracias

Está previsto que el acto de comunicación a los diocesanos de esta concesión la lleve a cabo el Obispo diocesano, en la eucaristía de las 12 de la mañana, que tendrá lugar en la concatedral-basílica de Santa María el próximo sábado, día 15 de agosto, solemnidad de la Asunción a los cielos de la Virgen María patrona del templo y de la ciudad de Vigo.

Se ha reservado para el próximo mes de diciembre – en torno a la fiesta de la Inmaculada-, la celebración de una misa de acción de gracias por esta concesión y privilegio, que se invitará a presidir al Nuncio de Su Santidad en España.

Honores y beneficios

La concatedral-basílica contará a partir de ahora con una serie de honores, deberes y también beneficios. El primero es que se le otorga el derecho de lucir en el altar mayor dos signos de la Santa Sede: el conopeo y el tintinábulo. Entre los deberes deben citarse que las celebraciones litúrgicas han de ser un referente, es decir que los oficios celebrados en ella sean un modelo y ejemplo para los demás templos de la diócesis; que desde ella se promueva la formación bíblica y religiosa de los fieles, junto con el estudio y divulgación de los documentos del magisterio del Sumo Pontífice y la obligación de celebrar unas fiestas especiales, que son un beneficio espiritual para todos los fieles, ya que en ellas  podrán  conseguir la indulgencia plenaria, siempre y cuando visiten el templo en esas jornadas: el día de la Cátedra de San Pedro, el día de San Pedro y San Pablo, el aniversario de la entronización del pontífice, el aniversario de la dedicación del templo y el de la concesión del título de basílica más otra fecha del año elegida libremente.

El título de Basílica menor es una distinción concedida por el Papa a aquellas iglesias más importantes que, en atención a su historia y cultura, vida litúrgica y pastoral, son particularmente significativas.

La concesión del título de Basílica Menor procura fortalecer la vinculación con la Iglesia de Roma y con el Santo Padre, al tiempo promueve su ejemplaridad como centro de especial acción litúrgica y pastoral en el país y en la diócesis.

_________________________________

Otorgada la condición de Basílica

a la concatedral viguesa de Santa María

Basílica no por arquitectura, sino por concesión pontificia:

A partir de ahora la con-catedral viguesa será basílica no por el trazado arquitectónico del templo (es iglesia de planta basilical la que consta de una nave central rectangular donde está el altar y otras laterales separadas por columnas), sino porque ha entrado a formar parte  de aquellas  iglesias que se denominan  así, “basílicas”,  por prerrogativa otorgada por el Romano Pontífice.  En consecuencia, la concatedral-basílica entra a formar parte de todas aquellas iglesias que, por su importancia, por sus circunstancias históricas, o por aspectos de cierto relieve litúrgico o pastoral, se les haya otorgado ese privilegio papal.

Basílicas mayores y menores:

 Por abreviar, solo son Basílicas mayores las 4 basílicas romanas (S. Juan de Letrán, catedral del papa; san Pedro del Vaticano; Santa María la Mayor y san Pablo Extramuros ). Desde 1989 todas las demás, con distintas denominaciones y antigüedad, son basílicas menores y hay en el mundo algo más de mil quinientas.

  •  En España, en septiembre de 2019, 106 iglesias católicas​ tenían la condición de «catedral» —74 actuales, 14 concatedrales y 18 antiguas catedrales, que por haber sido sede de diócesis en el pasado llevan por siempre tal título canónico y honorífico— y otras 123 la de “basílica por habérseles concedido por declaración papal. Más de 20 ostentan la doble condición de (con) catedral y basílica.

Requisitos para ser basílica:

 para que un templo pueda alcanzar el título basilical otorgado por el papa debe reunir estos requisitos:

  • ser un templo de excepcional esplendor, con un perfil arquitectónico destacado;
  • ser el foco espiritual de la comunidad por su actividad litúrgica y pastoral para la multitud de devotos que acuden a él; contar con medios, sacerdotes y personal que la atiendan convenientemente;
  • poseer un tesoro espiritual y sagrado, al que se le da culto ininterrumpido (al Señor, a la Virgen o a un santo venerado en él).

Documentos presentados para solicitar el título basilical:

Petición del obispo/Nihil obstat de la Conferencia Episcopal/Información sobre el origen histórico y vitalidad religiosa de la iglesia/Album de fotos/ Historia religiosa del templo.

Deberes y gracias espirituales de la Basílica:

Ser basílica es un honor grande pero también es un compromiso con ciertos deberes u obligaciones:

  • que los oficios celebrados en ella sean un ejemplo para los demás templos de la Diócesis a la que pertenece;
  • que desde ella se promueva la formación bíblica y religiosa de los fieles, junto con el estudio y divulgación de los documentos del magisterio del Sumo Pontífice;
  • obligación de celebrar solemnemente las fiestas de la Cátedra de San Pedro (22 de febrero), de San Pedro y San Pablo (29 de junio), el aniversario de la exaltación del Sumo Pontífice (papa Francisco, 19 marzo de 2013),  el aniversario de la dedicación del templo y el de la concesión del título de basílica más otra fecha del año elegida libremente En todas esas fechas el Santo Padre concede la gracia de ganar la indulgencia plenaria a quien visite el templo (con las condiciones habituales de confesión, comunión y oración por el papa).

Signos de la dignidad del templo y unión con la Santa Sede:

 Cuando el papa eleva a una iglesia a la condición de Basílica Menor le otorga también el derecho a lucir en el altar mayor dos signos de la dignidad papal y la unión con la Santa Sede: el conopeo o umbraculum y el tintinábulo.

Todas las basílicas, por su peculiar relación con la Cátedra de Roma y con el Sumo Pontífice, tienen la concesión de poseer su propio sello, su escudo y el poder exhibir las insignias pontificias en el altar mayor, en banderas y vestiduras como símbolo de la dignidad papal y muestra de la unión con el Romano Pontífice.

  • El sello, el escudo o emblema basilical: está timbrado con la insignia tradicional de los papas: las llaves en oro y plata, entrecruzadas, que simbolizan las llaves del Reino.
  • El pabellón: la umbella o conopeo es el símbolo que identifica a las basílicas; sus colores son los tradicionales colores papales: rojo intenso (gules) y oro, que dan cuenta de la vinculación de la basílica con la Santa Sede. Al pie se despliega la divisa con el lema del templo.
  • El  tintinábulo (en latín campanilla): insignia consistente en un pequeño campanario que figura y desfila en la procesión del Corpus Christi y en otras solemnidades junto con el conopeo.

Puedes consultar el decreto completo, aquí:

*mántense lingua da nota de prensa

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp