4/08/2020

,

San Juan María Vianney

Ha fallecido Mons. Antonio Hernández Matías

Ha fallecido Mons. Antonio Hernández Matías

“Un sacerdote que hizo de todo y se deshizo en todo por la diócesis de Tui-Vigo”

A los 91 años de edad ha fallecido en el día de hoy en el Centro Hospitalario Povisa, Mons. Antonio Hernández Matías, después de 65 años de sacerdocio en entrega generosa y abnegada a la diócesis de Tui-Vigo, en la que a juicio de sus compañeros  sacerdotes “don Antonio Matías  hizo de todo y se deshizo en todo”.

Nacido en Villalpando (Zamora) ingresó en el Seminario de Tui como “vocación tardía”, pues entonces así se decía de quienes aspiraban al sacerdocio después de haber realizado diversos estudios previos o desempeñado ya algunas tareas profesionales. Antonio H. Matías aventajado estudiante, se fue al Seminario siendo ya un muy apreciado profesional administrativo en las oficinas de la Hispano Olivetti  de Vigo. Fue ordenado sacerdote en Salamanca (1955) en donde se licenció en Teología para especializarse después en Sagrada Escritura. Al regresar a la diócesis el entonces Obispo, Fray José López Ortiz,  le nombró Profesor, Bibliotecario y Secretario de Estudios del Seminario Mayor (1959), que ese año comenzaba su primer curso en la ciudad de Vigo. Fue a la vez capellán de las Hijas de Jesús (1959) y profesor de Religión del Colegio de las Carmelitas de Vigo (1959). Más tarde sería Profesor de Religión del Instituto Santa Irene (1960), capellán de los HH de San Juan de Dios (1962), y director espiritual de la Legión de María (1964). En 1965 se le nombra  Director del Secretariado diocesano de Catequesis y Director de la Obra de Vocaciones (1965) .

En el episcopado de Mons. José Delicado Baeza, este le nombrará Inspector diocesano de Enseñanza Media de la Iglesia (1970), Delegado diocesano de Apostolado Seglar (1970) y Vicario Episcopal de Pastoral (1972), así como  Delegado diocesano en el Concilio Pastoral de Galicia (1972) y Rector del Seminario Mayor de San José (1972).

Terminado el tiempo de Administrador diocesano, comenzó su pontificado  Mons. José Cerviño (diciembre de 1976) y el primero de enero del año siguiente,  le  nombró su Secretario Particular, encargo, carga y tarea que “don Antonio Matías”  ejerció con delicadísima fidelidad de hijo, de compañero y de devotísimo hermano. Junto con las tareas de Secretario personal del Obispo José Cerviño,  en 1979  será nombrado otra vez  Rector del Seminario Mayor y en 1986, Presidente de la Comisión Diocesana de Patrimonio Cultural y Director del Museo y Archivo Histórico Diocesano (1989) así como Vicario General (junio de 1995 a septiembre de 2001).

Desde  julio de 1996 el nuevo Obispo diocesano será  Mons. José Diéguez Reboredo,  pasando Mons. Cerviño a ser Obispo Emérito que, por quedarse  a vivir en la diócesis, seguirá teniendo a su lado a “Don Antonio Matías” quien no le abandonaría en sus cuidados  hasta su fallecimiento  en abril de 2012. En ese tiempo, Antonio Hernández Matías será nombrado Prelado de Honor de Su Santidad (2001), Deán y Presidente del Cabildo Catedralicio (2002) y Bibliotecario del Instituto Teológico San José de Vigo (2003).

A pesar de sus múltiples ocupaciones, Antonio H. Matías, buscaba tiempo para su verdadera pasión, la investigación histórica; por eso es autor de numerosos artículos de minuciosa investigación sobre  la historia de la diócesis y sus Obispos. Don Antonio fue también impulsor de las Semanas Bíblicas en la diócesis, canónigo Lectoral de la S. I. Catedral (1983), miembro del Colegio de Consultores (1984),  representante Episcopal en la Fundación José Estévez (2005), miembro del Consejo Presbiteral (2013), examinador Pro-Sinodal (1966), censor de libros y publicaciones (1972), capellán de los Hermanos Misioneros de Teis,  y, sobre todo y además, un humilde, servicial y entregado sacerdote,  incapacitado para negarse a ayudar en cuanto necesitase  alguien a su alrededor. En los últimos años, ya jubilado, Don Antonio vivía en la Residencia Sacerdotal Nosa Señora da Guía. El pasado jueves, 23 de abril  a las 5 de la mañana, fue ingresado en el Hospital Povisa de Vigo, debido a una insuficiencia respiratoria. Al día siguiente el médico de la Residencia Sacerdotal solicito la prueba del Coronavirus y  dicha prueba dio negativo de virus. El pasado domingo 26, a las 6 de la tarde, empeoró su situación: el corazón más débil y la insuficiencia mayor. El Delegado de Pastoral de la Salud acudió a administrarle la Unción de los Enfermos y alrededor de las 15 horas del día de hoy, la familia comunicaba su fallecimiento. Descanse en paz este humilde  sacerdote, sabio, bueno y servicial. Cuando la situación actual se normalice se avisará oportunamente de la celebración de los funerales por su eterno descanso, tanto en la Catedral de Tui como en la Concatedral viguesa.

Alberto Cuevas Fdez.

Delegado de MCS Obispado de Tui-Vigo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on print
Print