17/06/2021

,

San Alberto Chmielowski
17/06/2021

,

San Alberto Chmielowski

IV Consejo Diocesano de Pastoral

IV Consejo Diocesano de Pastoral

Bajo la presidencia de nuestro obispo, D.  Luis Quinteiro Fiuza, el sábado 5 de junio de 2021 se reúne la Plenaria del Consejo Diocesano de Pastoral (CDP) en el Seminario Mayor de Vigo para la revisión de la Programación Pastoral 2020-21 y la propuesta para lo próximo curso, 2021-22.

Después del rezo de Tercia y de la lectura del acta de la reunión anterior, nuestro obispo llama a no perder la fuerza y la esperanza para poder salir de esta difícil situación que estamos viviendo. D.  Luis desgrana en su intervención el itinerario a seguir: el camino, que es lo de la cercanía; el método: afrontar los retos diarios, vivir cada día sus problemas; los retos que se nos presentan como Iglesia diocesana y que se pueden resumir, en una palabra: atención. Al mismo tiempo el obispo quiere manifestar públicamente en el seno del CDP, para que este lo transmita a todos los rincones de la diócesis, su agradecimiento a todas las parroquias por los esfuerzos hechos a lo largo de este tiempo de pandemia, en el que la presencia de la Iglesia fue muy importante. Afirma que la gente no perdió la confianza en la Iglesia, y que los templos fueron lugares seguros gracias al esfuerzo de todas y de todos.

En seguida el Vicario de Pastoral, D. José Vidal, pide escuchar de las diferentes voces presentes en la plenaria sus impresiones al respecto de cómo se vivió este tiempo de pandemia, abriéndose una ronda de diálogo de la que podríamos entresacar las siguientes líneas principales:

  1. No sé cesó en la atención a las personas más necesitadas, aunque sí se perdió el contacto humano.
  2. Las nuevas tecnologías:  YouTube, WhatsApp, Skype se convirtieron en un mar de evangelización, permitiendo el contacto interpersonal en la distancia.
  3. Mayor implicación de las familias en la catequesis.
  4. Un denominador común: el miedo.
  5. Cuando se pudo volver a la presencialidad en las celebraciones, se constata una bajada del número de personas que asisten.
  6. Las personas mayores aparecen como las grandes perjudicadas de la pandemia, fundamentalmente por la soledad que sufrieron y que intentó ser mitigada a través del contacto y la escucha telefónicos.
  7. Las personas con algún tipo de discapacidad también sufrieron al verse privadas de su rutina y de sus actividades.
  8. La vida interna de las diferentes comunidades religiosas también se vio altamente afectada por el confinamiento.
  9. Replanteamiento de vida o reconstrucción aparecen cómo dos términos fundamentales ligados a esta dura situación.
  10. En el campo de la enseñanza, se constata que fue un curso muy muy difícil: miedo, frío, tensión, aulas virtuales…

Por su parte, D. José Vidal realiza un análisis de esta situación desde la Vicaría de Pastoral. Afirma que no se puede evaluar el Plan Pastoral 2020-21 porque no se pudieron desarrollar las acciones propuestas ya que fue un largo otoño y un larguísimo invierno de incertidumbres, con ayuntamientos perimetrados, sin poder tener reuniones, con gente confinada… lo que impidió que se pudieran desarrollar las acciones propuestas, pues la presencialidad solo se pudo recuperar hacia final de curso.

Después de un café con leche para reponer fuerzas, retomamos la reunión. El Vicario de Pastoral explica que en la última reunión de la Comisión Permanente celebrada en el mes de abril se propuso, y así se le propone hoy a la plenaria, mantener este mismo plan pastoral para el próximo curso 2021-22, pues tanto los objetivos propuestos como las acciones en él contenidas siguen siendo perfectamente válidas.

La asamblea decide asumir este plan para el curso 2021-22.

Además, desde la Comisión Permanente se señalan tres acontecimientos y acciones que van a tener lugar el próximo curso y que piensa deben estar recogidas en el nuevo plan: el Sínodo de los Obispos, el proyecto de una Escuela de Teología para Seglares y la creación del Servicio Diocesano para el Catecumenado.

Ahora la Comisión Permanente del CDP redactará el borrador del Plan Pastoral 2021-22, que será enviado a las personas que forman la plenaria y, una vez aprobado por el Obispo, a los Delegados Episcopales para que elaboren sus programaciones.

En septiembre se distribuirá a todas la diócesis y… ¡a llevarlo a la práctica!

Almudena Suárez Cerviño.

Secretaria del CDP.

El Seminario Mayor San José acogió una nueva reunión del Consejo de Pastoral.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp