22 de julio de 2024

,

Santa María Magdalena
22 de julio de 2024

,

Santa María Magdalena

Jóvenes de la diócesis de Tui-Vigo en la JMJ de Lisboa 2023

Jóvenes de la diócesis de Tui-Vigo en la JMJ de Lisboa 2023
Foto: El obispo de Tui-Vigo, junto a todos los jóvenes en Lisboa | © Diocese Tui-Vigo

Más de un centenar de jóvenes de la diócesis de Tui-Vigo participaron en la Jornada Mundial de la Juventud, que el papa Francisco convocó del 1 al 6 de agosto en Lisboa bajo el lema «María se levantó y partió sin demora». Antes de llegar a la capital lusa, los jóvenes diocesanos, junto a otros jóvenes del colegio San José de Cluny de Pozuelo que se sumaron al plan de la delegación de Pastoral Juvenil y Universitaria de Tui-Vigo, tuvieron la oportunidad de conocer la cultura y la fe del país vecino durante los «Días en las diócesis» (DnD), en la ciudad de Faro —diócesis del Algarve—.

Desde el 27 de julio y hasta el 3 de agosto, el obispo de Tui-Vigo, Mons. Luis Quinteiro, acompañó a los jóvenes que quisieron acudir al encuentro con el Santo Padre en Lisboa. Durante una entrevista en COPE Vigo, el prelado destacó que la JMJ fue «una fiesta maravillosa de jóvenes. Hay una juventud que se ha entusiasmado muchísimo con el papa. Es una realidad muy esperanzadora».

Testimonios de la JMJJóvenes que han participado por primera vez en la JMJ

Carlos Estévez: «Salgo de la JMJ renovado, lleno de gracia y con ganas de compartir la alegría de Dios con el mundo entero»

Carlos Estévez, tudense de 16 años que, junto con otros jóvenes, acaba de vivir su primera Jornada Mundial de la Juventud.

Paula Quintela: «Después de esta experiencia puedo afirmar mi fe con mayúsculas»

Paula Quintela, viguesa de 20 años y estudiante de Medicina, ha participado en su primera Jornada Mundial de la Juventud, este verano.

La JMJ en los medios locales

  • Atlántico Diario | Vigo aporta un centenar de jóvenes a Jornada Mundial — VER
  • Faro de Vigo | La hinchada viguesa del papa Francisco — VER
  • Atlántico Diario | Vigueses en la JMJ de Lisboa 2023: «No sabía que había tantos jóvenes que creyeran» — VER
  • COPE Vigo | Entrevista con Santiago, un joven de nuestra diócesis que participa en la JMJ de Lisboa — VER
  • COPE Vigo | Entrevista al obispo de Tui-Vigo tras su viaje a la JMJ de Lisboa — VER

«Días en las diócesis», en FaroDel 27 al 31 de julio

Durante cinco días, los jóvenes de la diócesis de Tui-Vigo pudieron disfrutar de diferentes espacios de misión, cultura, deporte u oración que han sido, de forma especial, espacios de encuentro con el rostro de un Dios presente en lo cotidiano de la ciudad de Faro. Espacios que se han podido desarrollar gracias a la colaboración voluntaria de cientos de personas que han puesto su tiempo y sus talentos al servicio de la Iglesia para acoger a casi 5.000 jóvenes de diferentes nacionalidades que pudieron empaparse, así, de la cultura lusa durante los días previos a la JMJ en la diócesis del Algarve —concretamente, en Faro, Loulé y Tavira—. 

Jueves 27 de julio. Bienvenida — Durante el saludo inicial de las diversas autoridades civiles y eclesiales, Mons. Manuel Quintas, obispo del Algarve, agradeció el entusiasmo de los jóvenes extranjeros por Cristo y recordó la importancia de disfrutar y saborear los «Días en las diócesis», testimoniando la alegría de la juventud. La jornada consistió en descubrir, por la mañana, los lugares emblemáticos de Faro y, por la noche, las diferentes culturas que se dieron cita en la ciudad para vivir esos días previos a la JMJ, en un intercambio cultural festivo que llenó el jardín Manuel Bivar.

Viernes 28 de julio. Misión, voluntariado y oración de Taizé — Los jóvenes realizaron diversas actividades de voluntariado: acompañando ancianos en las residencias, salvaguardando las playas de las especies invasoras y manteniendo las calles limpias de colillas.

El obispo de Tui-Vigo, Mons. Luis Quinteiro, presidió la primera eucaristía oficial en la iglesia del Carmen, para todos los jóvenes gallegos. El prelado recordó que «el Señor nos invita en estos días a escucharle y a abrirle nuestro corazón, sin condiciones, porque ponerle condiciones a Dios es romper nuestro más profundo compromiso con él». En una peregrinación cargada de emociones, pero también de mociones del Espíritu Santo, Mons. Luis Quinteiro declaró que hay dos actitudes fundamentales: hacerse preguntas, pero también dejar paso a las respuestas. En este sentido, recalcó que «es un momento para ser. No podéis simplemente hacer una pregunta, tenéis que ser una respuesta».

Por la noche, el hermano Alois, actual prior de la comunidad ecuménica de Taizé, dirigió un rato de oración en el jardín de la Alameda, en el que recordó que «la cruz y la resurrección de Jesús son el corazón de nuestra fe».

Sábado 29 de julio. Cultura y deporte — Deporte, música y juegos tradicionales fueron los protagonistas de la mañana, mientras que, por la noche, el Comité Organizador Local del Algarve organizó una gran fiesta de despedida con todos los peregrinos de Faro en el Colégio de Nossa Senhora do Alto.

Domingo 30 de julio. Adoración y misa de envío — Último día en la ciudad de Faro, antes de poner rumbo a Lisboa para encontrarse con el papa Francisco. En esta ocasión, la mañana comienza con un rato de adoración eucarística en el jardín de la Alameda.

Por la tarde, el Estadio Algarve acogió a cerca de 5.000 jóvenes con más de 20 nacionalidades diferentes que, durante esos días, fueron acogidos en las ciudades de Faro, Loulé y Tavira. Decenas de banderas, tiñeron de color el estadio, testimoniando la multiculturalidad de un encuentro entre jóvenes que anhelan compartir su vivencia de la fe con otros.

Isabel Tamayo, joven universitaria de Vigo, tuvo la oportunidad de participar activamente leyendo, en español, una de las lecturas de la celebración ante miles de jóvenes; también el Evangelio fue proclamado por Jesús García, sacerdote de Tui-Vigo.

En su intervención, el obispo Mons. Manuel Quintas envío a los jóvenes «como peregrinos a la JMJ, guiados por María, pidiéndoos que regreséis a vuestros países como discípulos misioneros». Además, el prelado afirmó que «quien parte como peregrino y encuentra a Cristo, nunca regresa con el corazón vacío. Regresa siempre con el corazón lleno de lo que vio, oyó, contempló y con un gran deseo de compartir su experiencia personal y eclesial».

Tras la eucaristía, los jóvenes pudieron participar del concierto del grupo Gen Verde, perteneciente al movimiento de los Focolares.  

JMJ 2023 — «Días en las diócesis», en Faro | © Samuel Mendonça, para Folha do Domingo
Encuentro cultural en la ciudad de Faro
« de 74 »

«Encuentro de españoles», en Cascais31 de julio

El 31 de julio, el centenar de jóvenes de la diócesis de Tui-Vigo puso rumbo a Lisboa, concretamente a la parroquia de la Santísima Trinidad de Miraflores, encargada de acoger a las diócesis gallegas que participaron en la JMJ.

Por la tarde, la Subcomisión Episcopal para la Juventud y la Infancia de la Conferencia Episcopal Española organizó el «Encuentro de españoles», que contó con la participación de más de 36.000 jóvenes y por los 64 obispos españoles que ya habían llegado a Lisboa, concelebrantes en la eucaristía presidida por el cardenal Omella.

A las 22.00 horas comenzaba este Festival presentado por Guillem Climent, de Megastar FM. Se contó con las actuaciones de DJ Abraham; Unai Quirós; Aisha; Toño Casado; Nico Montero; Celia Salamanca; Marta Mesa; Juan Baena; La voz del desierto; Jesús Cabello; Miguel; y Grilex.

Durante el festival, hubo un regalo para todos los jóvenes a cargo de Nacho Cano, compositor y director del musical Malinche, que interpretó, junto a una treintena de cantantes del musical, dos canciones de la obra que se puede ver actualmente en Madrid.

JMJ, en LisboaDel 1 al 6 de agosto

La Jornada Mundial de la Juventud dio comienzo de forma oficial el lunes 1 de agosto, a las 19 horas, en el parque Eduardo VII, convertido, durante esos días, en la «Colina del encuentro». Allí, el cardenal patriarca de Lisboa, Mons. Manuel Clemente, presidió la eucaristía de apertura, durante la que acogió a todos los peregrinos: «¡Bienvenidos a todos! Deseo que se sientan como en casa, en esta casa común donde viviremos la Jornada Mundial de la Juventud. ¡Bienvenidos!».

Durante las mañanas de los días 2, 3 y 4 de agosto, los jóvenes participaron en los encuentros «Rise-Up», en el parque de Santa Catarina —en Algés—, donde estuvieron acompañados también por los obispos de Galicia. En concreto, el arzobispo de Santiago de Compostela, Mons. Francisco José Prieto, fue el encargado de dirigir el segundo de los encuentros. El obispo de Tui-Vigo, Mons. Luis Quinteiro, además de acompañar a los jóvenes diocesanos, impartió catequesis en la parroquia de Santo André, en el parque de Cidade do Barreiro. Estos encuentros catequéticos constituyeron una oportunidad para compartir la experiencia con jóvenes de otras diócesis y países, pero también una oportunidad de escuchar a los pastores de la Iglesia y de acercarse al sacramento de la Reconciliación.

Paralelamente a los actos oficiales que contaron con la presencia del papa Francisco, se organizó el «Festival de la juventud», con una oferta de 600 actividades, esparcidas por toda la capital lusa: música, conferencias, exposiciones, teatro, danza, eventos religiosos y de encuentro, cine y deportes. A esta amplia oferta se sumó también la «Ciudad de la alegría», en el jardín Vasco de Gama, un espacio que aúna la Feria Vocacional, la Capilla y el Parque del Perdón, espacio donde los peregrinos pueden tener un encuentro con Cristo Misericordioso a través del sacramento de la reconciliación.

El 3 de agosto, la «Colina del encuentro» fue el escenario donde se celebró la ceremonia de acogida con el papa Francisco. En medio de la multitud, de la marea de banderas, muchos de los jóvenes de Tui-Vigo tuvieron la oportunidad de ver, por primera vez a escasos metros de distancia, al santo padre, provocando lágrimas y abrazos de emoción que se contagiaron de unos a otros. El vicario de Cristo en la tierra dejó patente cómo ha de ser la acogida: «en la Iglesia, hay espacio para todos. Para todos. En la Iglesia, ninguno sobra. Ninguno está de más. Hay espacio para todos. Así como somos. Todos».

El viacrucis, también en la «Colina del encuentro», espacio de acogida y misericordia, constituyó la antesala de los actos centrales del fin de semana. Allí, el papa Francisco manifestó: «Ustedes lo saben, lo saben mejor que yo: amar es riesgoso. Hay que correr el riesgo de amar. Es un riesgo, pero vale la pena correrlo, y Él nos acompaña en esto. Siempre nos acompaña. Siempre camina». Y añadió: «Jesús camina a la Cruz, muere en la Cruz, para que nuestra alma pueda sonreír».

Antes de poner rumbo al parque Tejo, durante esos días «Campo de la Gracia», el medio millar de jóvenes de Galicia celebraron la eucaristía presidida por el arzobispo compostelano y concelebrada por el resto de obispos y sacerdotes gallegos, en el templo parroquial de la Santísima Trinidad de Miraflores. Tras inmortalizar el momento, con una foto de familia al término de la celebración, peregrinaron hasta el «Campo de la Gracia», para participar en la vigilia de oración con el papa Francisco.

«La alegría es misionera, la alegría no es para uno, es para llevar algo» expresó el santo padre durante la vigilia. En este sentido, añadió que «todos, si miramos hacia atrás, tenemos personas que fueron un rayo de luz para la vida […]. Ellos son como las raíces de nuestra alegría». Para quienes se sienten cansados, el papa Francisco también dirigió palabras de ánimo y recordó que quien «permanece caído se “jubiló” de la vida, cerró la esperanza. ¿Qué tenemos que hacer? Levantarlo».

Tras la despedida del papa Francisco, la música de Hakuna —seguida por artistas de diferentes nacionalidades— ambientó el «Campo de la Gracia», hasta que, poco a poco, los jóvenes se rindieron al cansancio y al sueño. En la noche, los sacos de dormir cubrieron la superficie total del parque Tejo.

Con el amanecer, la música del padre Guilherme despertó a los más dormilones. Tocaba prepararse para la misa de envío presidida por el papa Francisco, al que los jóvenes acogieron entre aplausos y gritos: «esta es la juventud del papa». Como recordó el pontífice, de la JMJ los jóvenes se llevaron tres cosas fundamentales: «resplandecer, escuchar y no tener miedo».

Se terminaba, así, la aventura, pero no sin antes descubrir el próximo destino: Seúl, capital de Corea del Sur, en 2027. Antes, en 2025, habrá una cita en Roma: el Jubileo de los Jóvenes, coincidiendo con el Año Santo, el año jubilar de la Iglesia católica.

Ninguno de nosotros es cristiano por casualidad, todos fuimos llamados por nuestro nombre

En la Iglesia hay espacio para todos. […] En la Iglesia, ninguno sobra. […] Hay espacio pata todos. Así como somos.

Hay que correr el riesgo de amar. Es un riesgo, pero vale la pena correrlo, y Él nos acompaña en esto.

La alegría es misionera, la alegría no es para uno, es para llevar algo

JMJ 2023, en Lisboa | © Alberto Plaza
«Encuentro de españoles», en Cascais
« de 35 »
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp