19 de mayo de 2024

,

San Francisco Coll
19 de mayo de 2024

,

San Francisco Coll

Jueves Santo, pórtico de los acontecimientos de la Pascua cristiana

Jueves Santo, pórtico de los acontecimientos de la Pascua cristiana
Foto: Feligreses de la parroquia de Santa María de Vigo participaron en el rito del lavatorio de pies.

El obispo de Tui-Vigo, Mons. Luis Quinteiro, presidió, en la concatedral-basílica la misa del Jueves Santo con la que Iglesia rememora la última cena de Jesús con sus discípulos en el cenáculo, de ahí que, tal y como expresó el prelado tudense, esta celebración sea «como el pórtico, como la introducción a los acontecimientos de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, es decir, a la Pascua cristiana, que es memorial de estos acontecimientos».

En este día, la Iglesia convoca al Pueblo de Dios a reunirse entorno a Jesucristo, que instituye la eucaristía. De ahí, la importancia de la celebración del Jueves Santo, antesala de la Pasión, en la que Mons. Luis Quinteiro incidió en la importancia de adentrarse en el Triduo Pascual con un profundo sentido cristiano: «todos nosotros hemos de buscar el trasfondo último de estos días, buscar la catequesis que nos ayude a comprender estos misterios».

El obispo de Tui-Vigo, también, recordó que los cristianos están llamados a transmitir la entrega de Jesús, «su amor hasta el final, sin límites, porque si Cristo nos amó de esa manera, nosotros también tenemos que amar a los demás». En este sentido, aclaró que «el fundamento de nuestra fe es Jesucristo que es la entrega total del Padre con nosotros». Antes de finalizar la intervención, Mons. Luis Quinteiro alzó una petición: «que el Señor nos ayude a descubrir la grandeza y el gozo de nuestra fe; que nos ayude también a predicar, con alegría y valentía, que Jesucristo nos trae la libertad de los hijos de Dios, que todo hombre y mujer buscamos en el fondo de nuestra vida».

La liturgia del Jueves Santo se centra en la institución de la Eucaristía durante la última cena pascual de Jesús con sus apóstoles. Por eso, tras la homilía, un grupo de feligreses de la parroquia participó en el rito del lavatorio de los pies signo del servicio y del amor de Cristo, tal y como recordaba el obispo tudense. Finalizada la celebración, se procedió a la reserva de la eucaristía en el monumento adornado para la ocasión —que servirá para la comunión del Viernes Santo, día en el que no se celebra ninguna misa—, seguida de un momento de adoración.

Celebración del Jueves Santo en la concatedral-basílica de Vigo

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp