5/12/2022

,

San Sabas
5/12/2022

,

San Sabas
Karen Lasso: «Llegues como llegues a Santiago, Dios es el que te recibe y ve el “camino” que hiciste en tu corazón»

Karen Lasso: «Llegues como llegues a Santiago, Dios es el que te recibe y ve el “camino” que hiciste en tu corazón»

Foto: Karen Lasso, a la derecha de todo, con otras personas migrantes que peregrinaron a Santiago.

El pasado sábado 1 de octubre, la delegación de Migraciones de la diócesis de Tui-Vigo, junto a las delegaciones de Lugo y Mondoñedo-Ferrol, organizó una peregrinación a Santiago de Compostela con personas migrantes para ganar el jubileo. Karen Lasso, procedente de Argentina y residente en Vigo desde hace algunos meses, ha compartido su experiencia de esta peregrinación en la que participaron medio centenar de personas.

«Llegues como llegues a Santiago, Dios es el que te recibe y ve el “camino” que hiciste en tu corazón»

Desde el día que nos invitaron a la peregrinación a Santiago de Compostela dije que sí, pero no me imaginaba todo lo que nos esperaba; Dios nos tenía preparado algo grande. Fuimos un grupo de migrantes de Ecuador, México, Paraguay, Uruguay, Argentina, Estados Unidos, Kenia, Mauritania, Bolivia, Brasil, Guatemala y Honduras, que formamos parte de las diócesis de Tui-Vigo, Lugo y Mondoñedo-Ferrol.

Al partir, lo único que sabíamos es que llegaríamos al Monte do Gozo, el lugar que pisó Juan Pablo II en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) del año 1989 —esto me hizo mucha ilusión porque la primera fue en Argentina, de donde soy—. Al llegar al Monte do Gozo fuimos a una pequeña capilla —a la que acuden los peregrinos para sellar su credencial— en la que cantábamos, mientras recibíamos a los otros migrantes de las demás diócesis que iban llegando. Desde allí, realizamos los últimos cinco quilómetros del Camino hasta la catedral compostelana, portando las banderas de nuestros países como una muestra del agradecimiento que sentimos al pisar esta tierra santa y como si con ese gesto pudiésemos poner a los pies del Apóstol cada uno de nuestros países para que el los bendiga. 

Una vez en la plaza del Obradoiro, nos reunimos y entonamos juntos el Himno de la Alegría. Para mí, era impensable cantar este himno junto a otros peregrinos recién llegados a Santiago; un himno cuya letra habla de que «volveremos a ser hermanos», independientemente del lugar del que hayamos venido. Fue emocionante cantar una misma canción. Se reflejaba en el rostro de cada uno de nosotros la alegría y la fe de estar en Compostela, sentía una felicidad enorme y se me entrecortaba la voz al cantar, mientras veía cómo llegaban una marea de banderas de diferentes países desde las cuatro esquinas para unirse en un sólo canto.

Fue un honor, más que una invitación, participar en el coro durante la eucaristía en la catedral de Santiago, que tuvimos a las 19:30 horas, en la que cantamos junto a otros migrantes de las distintas diócesis de Galicia. Solo Dios puede hacer estas cosas impensables. Antes de la celebración pudimos visitar la tumba del apóstol Santiago y, pese a que fui en otras ocasiones, esta vez, rezar en su tumba tuvo un significado diferente y profundo en mí: sentí que algo también peregrinó en mi corazón ese día.

Los sacerdotes que nos acompañaban también nos relataron la historia y el significado de Santiago de Compostela para el pueblo creyente y no creyente. Cada año, por increíble que parezca, se multiplican los peregrinos que hacen el camino, ya sea por moda, por el boca a boca, por fe o por un sentido profundo. Nuestro sacerdote, Alberto Montes nos explicó que todos llegan por diferentes razones, algo toca su corazón de alguna u otra manera y se van diferentes. Llegues como llegues a Santiago, peregrinando desde lejos, planificado el viaje, en coche o en bus como fuimos todos los migrantes, Dios es el que te recibe y ve el «camino» que hiciste en tu corazón para llegar hasta allí, visitar a Santiago como así también a Dios.

Karen Lasso Juarez,

argentina, perteneciente a la diócesis de Vigo, Galicia.

Peregrinación de migrantes a Santiago de Compostela | © Diocese de Tui-Vigo
El 1 de octubre, la delegación de Migraciones de Tui-Vigo organizó una peregrinación a Santiago para ganar el jubileo con personas migrantes
« de 14 »
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp