25/01/2021

,

La conversión de San Pablo

«La caridad no tiene signo, ni exclusividad»

«La caridad no tiene signo, ni exclusividad»

La Diócesis de Tui-Vigo ha querido agradecer el servicio que, durante más de 150 años, han prestado las Hijas de la Caridad en la zona del Berbés de Vigo, al frente del Comedor Social de la Esperanza, aunque su obra continúa a través del Colegio Plurilingüe El Niño Jesús de Praga. Con tal motivo, el obispo de Tui-Vigo, Luis Quinteiro Fiuza, presidió la Eucaristía en la que las hermanas de la Compañía de San Vicente de Paúl celebraban su fiesta grande, la Virgen de la Milagrosa.

La celebración fue acogida en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, que completó un aforo reducido a un tercio de su capacidad —para cumplir con las restricciones estipuladas por la administración pública, el pasado 9 de noviembre— cinco minutos antes de comenzar la Eucaristía.

El obispo de Tui-Vigo, Luis Quinteiro, agradeció  la entrega y la labor excepcional que, durante todos estos años, han realizado las Hijas de la Caridad a través de su obra y su carácter misionero, creando un espacio de servicio y de acogida tanto para creyentes, como para no creyentes porque, tal y como declaró, «la caridad no tiene signo, ni exclusividad». A pesar de su partida, Mons. Quinteiro manifestó la necesidad de continuar abriéndose a la sociedad, recogiendo el testigo que las hermanas vicentinas dejan tras de sí.

Tras el momento de la Comunión, sor Fernanda, hasta ahora directora del Comedor de la Esperanza, agradeció en nombre de la comunidad el trabajo y la colaboración de la Diócesis, tanto de los seglares como de los sacerdotes.

Finalmente, Jesús Carracedo, vicario de economía de Tui-Vigo y párroco del Sagrado Corazón de Jesús, les entregó un obsequio en nombre de toda la Iglesia de Tui-Vigo: un cuadro con una pintura de la fachada del Comedor de la Esperanza y escultura de dos manos sujetando una cuerda que, tal y como explicó el vicario diocesano de economía, representa la labor realizada por las hermanas de ser cuerda a la que aferrarse y manos capaces de empujar en momentos de fragilidad.

También el patronato de la Fundación Casa Caridad y Hogar San José se sumó al acción de gracias al término de la celebración.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp