22 de junio de 2024

,

San Paulino de Nola
22 de junio de 2024

,

San Paulino de Nola

Materiales para la Pascua del Enfermo

Materiales para la Pascua del Enfermo

La Iglesia en España celebra el 14 de mayo la Pascua del Enfermo. Con esta celebración concluye la Campaña que se inició el 11 de febrero, festividad de la Virgen de Lourdes, con la Jornada del Enfermo a nivel mundial. El lema de este año es «Déjate cautivar por su rostro desgastado», que pone el foco en el cuidado de los mayores.

El departamento de Pastoral de la Salud ha preparado una serie de materiales para esta Jornada en los que explican las líneas fundamentales de la Campañaofrecen unos temas para la formación y para reflexionar sobre el cuidado de los mayores y un subsidio litúrgico para las celebraciones eucarísticas del día. Además de un cartel y una estampa.

La delegación de Pastoral de la Salud de la diócesis de Tui-Vigo también quiere recordar queesta es una fiesta parroquial con dos objetivos claros: promover el compromiso cada vez más valioso del voluntariado y concienciar a sacerdotes, laicos y demás agentes de pastoral, sobre la importancia de la asistencia religiosa a los enfermos. En este sentido, invitan a todas las comunidades a ser creativos para localizar, atender e invitar a quienes «echamos de manos en nuestras celebraciones dominicales» para, así, celebrar con gozo que Jesús Eucaristía se acerca a todos, incluso aquellos que sufren a causa de la enfermedad.

Mensaje de los obispos para la Pascua del Enfermo

Este lema encabeza el mensaje que los obispos de la Subcomisión Episcopal para la Acción Caritativa y Social han hecho público para este día, en el que manifiestan que es «particularmente necesario y urgente no abandonar a quienes añaden a la enfermedad el peso de los años»Por ello, explican «en la Campaña del Enfermo de este año 2023, hemos querido poner el acento en la importancia del cuidado de los mayores y nos proponemos de nuevo “dejarnos cautivar por su rostro desgastado”».

Los obispos recomiendan leer el documento de la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la VidaLa ancianidad: riqueza de frutos y bendiciones que «nos será de gran ayuda para fomentar esa “mirada”, que nos permite descubrir el valor de la vejez y promover una actitud de estima hacia los mayores; nos hará más sensibles ante los particulares retos que se les presentan: la soledad no deseada ni buscada, la merma de sus facultades, la dependencia respecto de los demás, etc; nos ayudará a descubrir que no sólo son objeto de la actividad pastoral, sino, también, miembros activos, imprescindibles, en la tarea de evangelización, que pueden tener un papel educativo esencial en la transmisión de la fe, en la memoria de las raíces, en el testimonio de la oración; nos servirá para cuidar la espiritualidad de los ancianos, su necesidad de intimidad con Cristo y de compartir su fe, como una tarea de caridad en la Iglesia; y, en fin, nos enseñará a acompañarlos y dejarnos acompañar por ellos».

También señalan que «es hora de actuar» para que «los que avanzan en años puedan envejecer con dignidad, sin temor de ser rechazados y de no contar para nadie». Por eso proponen propiciar en los contextos eclesiales una actitud de mayor escucha, cuidado y discernimiento sobre sus necesidades. Y hacer una reflexión «cuidadosa, clarividente y honesta sobre cómo la sociedad contemporánea debería “acercarse” a la población de edad avanzada». Teniendo en cuenta que «más que estrategias, se necesitan relaciones humanas de las que surjan redes de colaboración y solidaridad entre diócesis, parroquias, comunidades laicas, asociaciones y familias».

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp