3/02/2023

,

San Blas
3/02/2023

,

San Blas

Un acto de comunión y devoción a la virgen María entre católicos y ortodoxos

Un acto de comunión y devoción a la virgen María entre católicos y ortodoxos

«Hoy, en esta fiesta grande de la virgen, nos juntamos los fieles ortodoxos y católicos a cantar este himno akáthistos a la Inmaculada». Así se expresaba el obispo de Tui-Vigo, Mons. Luis Quinteiro, durante el rezo del akáthistos —himno de la liturgia oriental griega que medita sobre el misterio de la maternidad de María—, que unió a las comunidades católicas y ortodoxas en la concatedral-basílica de Santa María para conmemorar la solemnidad de la Inmaculada Concepción.

Para el canto de este himno se utilizó una composición musical de Mons. Luigi Lasagna, salesiano contemporáneo a don Bosco, cuya primera parte fue interpretada por el coro católico dirigido por el prefecto de Música de la catedral de Tui, Daniel Goberna, y acompañado por el órgano. A continuación, tomó el relevo el coro de la comunidad ortodoxa de A Coruña que cantaron a capela la segunda parte del himno.

Finalizado el canto del akáthistos, se leyó el Evangelio propio de la liturgia de este día. Al hilo de esta lectura, Mons. Luis Quinteiro, obispo de Tui-Vigo, expresó que «nuestra fe nos invita a caminar juntos con María, a vivir el gozo y el regalo maravilloso de nuestra fe como hermanos, con alegría, caminando juntos». La comunidad ortodoxa de Vigo cantó un pequeño himno a la virgen María, tras la intervención del prelado tudense.

Una vez finalizado el momento de oración, José Vidal, párroco de Santa María de Vigo, definió este acto como «un acto de comunión y de devoción» y expresó que «ha sido un acto hermoso». A estas palabras se sumó el agradecimiento «por haber querido estar aquí hoy orando a la madre de Dios con una sola voz» a las dos comunidades ortodoxas de Vigo y A Coruña, junto a las personas que formaron el coro de voces católicas. 

Sobre el akáthistos

Literalmente, la palabra griega akáthistos significa «no sentado» y hace referencia, precisamente, a la forma en la que se canta o recita este himno: estando de pie —tal y como se escucha el Evangelio en la Iglesia occidental— en señal de reverencia hacia la madre de Dios. Se trata de una celebre composición mariana de anónima autoría con más de 1.500 años de tradición en la Iglesia oriental, cuyo rezo se estandariza a partir del año 625 d.C. para agradecer a la virgen María su protección tras el asedio de la ciudad de Constantinopla.

El akáthistos se compone de 24 estaciones divididas en dos partes: la primera, realza poéticamente la anunciación y el nacimiento de Jesús; la segunda, es un poema sobre la encarnación y la manifestación del amor de hijo de Dios por la creación. Así, a medida que se va proclamando el himno, se contempla a María, como madre, en el proyecto histórico-salvífico de Dios desde la creación hasta el último cumplimiento, uniéndola indisolublemente a Cristo y a la Iglesia.

Católicos y ortodoxos rezan juntos a la virgen María | © Diocese de Tui-Vigo
Con motivo de la solemnidad de la Inmaculada Concepción, la diócesis de Tui-Vigo, junto a las comunidades ortodoxas de Vigo y A Coruña, han rezado el akáthistos en la concatedral-basílica.
« de 19 »
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp