20/10/2020

,

San Honorio

Un encuentro para descubrir el camino del amor y de la entrega

Un encuentro para descubrir el camino del amor y de la entrega

Miércoles. 20:53 h.

En el interior de la iglesia del Inmaculado Corazón de María de Vigo, el silencio se interrumpe por los murmullos que llegan del exterior. En la puerta de entrada, un grupo de jóvenes de entre diecisiete y treinta años comentan alegres cómo ha ido su semana.

El sacerdote da la bendición, pero antes un aviso: a las nueve comienza la adoración organizada por la Delegación de Pastoral Juvenil. La mayor parte de los asistentes salen dispuestos a regresar a sus casas; otros, se sientan en su asiento a la espera de lo que pueda suceder a continuación.

Los jóvenes entran. Un pequeño grupo, el de los músicos, coloca micros e instrumentos en los primeros bancos; son los encargados de testimoniar la verdad de las palabras de San Agustín “el que canta, ora dos veces”. Otros adornan el altar con luces y mantos.

Nuestro obispo, don Luis, se reviste en la sacristía. Ha acudido a acompañar a los jóvenes, en este inicio de curso. Tras exponer al Santísimo en la custodia, don Luis les dirige unas palabras. Quiere recordarles la importancia de descubrir a Jesús como el maestro interior y alertarles de un peligro: buscarse a uno mismo es el camino equivocado, que no conduce a la felicidad y nos aparta de los demás.

En las palabras de nuestro obispo, un ruego: «pedirle al Señor y a los hermanos que nos ayuden a introducirnos en ese camino de Jesús que es el camino del amor, de la entrega, de la adoración, de la generosidad. Y ese camino es sólo Jesucristo».

Una joven de la diócesis, dirige la oración; otra proclama el Evangelio del domingo. Los tiempos de silencio bailan acompasados con la música, que crea un ambiente de intimidad y de encuentro.

Cuando uno se quiere dar cuenta, son las diez de la noche; el momento de Tabor llega a su fin. Las voces de los presentes elevan sus peticiones espontáneas. Don Luis se levanta para dar la bendición; antes un último deseo: encontrar una manera sana de vernos en medio de las dificultades actuales.

Música, Evangelio y adoración

Cada miércoles desde hace un año, la Delegación de Pastoral Juvenil organizan una adoración con los jóvenes de la diócesis, que acuden a su cita con Jesús en el Inmaculado Corazón de María. El encuentro comienza a las 21:00 h., después de la misa diaria.

Durante una hora, los participantes oran con el Evangelio del domingo. Cada semana, un joven diferente se encarga de preparar la reflexión y guiar la oración. Un grupo de músicos acompañan los cantos que introducen el ambiente de adoración.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp