16 de junio de 2024

,

Juan Francisco de Regis
16 de junio de 2024

,

Juan Francisco de Regis

Un feligrés de Camos construye una réplica de la basílica lusa del Rosario en Fátima

Un feligrés de Camos construye una réplica de la basílica lusa del Rosario en Fátima
FOTO.- Feliciano Figueiró, junto a la réplica de la basílica de Nuestra Señora del Rosario en la explanada del santuario luso de Fátima

El pasado mes de mayo, las parroquias de Santa Mariña de Vincios, Santa Eulalia de Camos y San José de Chandebrito peregrinaron al santuario de Fátima en Portugal. Uno de los feligreses de Camos, Feliciano Figueiró Alonso, de 86 años, acudió con una maqueta en madera, una réplica de más de un metro de altura, de la basílica lusa de Nuestra Señora del Rosario que regaló al Museo del Santuario.

Feliciano Fiegueiró aprendió a construir maquetas por su cuenta, durante las largas travesías por el pacífico que, a lo largo de 18 años, realizó como marinero en los barcos mercantes ingleses. Como no podía ser de otro modo, comenzó elaborando réplicas de barcos hasta que la afición le llevó a replicar catedrales, iglesias y santuarios, entre ellos las catedrales de Santiago de Compostela o de Tui; así, hasta superar la treintena de maquetas.

A raíz de varios viajes a Fátima con su mujer, Feliciano decidió replicar también la basílica de Nuestra Señora del Rosario, que describe como «impresionante». El proceso de elaboración de toda maqueta comenzó con la toma de muchas fotografías, a partir de las cuales dibujó un boceto tomando las medidas aproximadas de la base del templo para poder crear una escala; Feliciano explica que la base es lo primero porque hay que «empezar bien, si no, luego, tengo problemas».

Cuando se enteró de que la parroquia de Camos, a la que pertenece, organizaba una peregrinación a Fátima, le contó a su párroco que tenía una réplica de la basílica lusa y que «si pudiera, querría regalarla, como hice con las otras. Él dijo: “eso está hecho”. Y así lo hicimos». Ahora, Feliciano Figueiró está contento de ver esta réplica en el Museo del Santuario de Fátima; una réplica, un legado —expresa—, «para mis nietos y mis vecinos».

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp