22/10/2020

,

San Juan Pablo II

Un homenaje a la Virgen de A Franqueira para que nos enseñe a vivir con alegría

Un homenaje a la Virgen de A Franqueira para que nos enseñe a vivir con alegría

Faltaban cinco minutos para el comienzo de la misa y decenas de peregrinos buscaban la sombra de los árboles para guarecerse del sol. La brisa soplaba regalando un respiro a los asistentes que acudían A Franqueira a honrar a la Virgen en la fiesta de su nacimiento.

Los voluntarios, equipados con termómetros y gel hidroalcohólico, se afanaban por controlar el aforo garantizando la seguridad de los participantes. Al menos una veintena tuvieron que permanecer tras el muro de piedra que rodea el atrio. Aun así, eso no fue impedimento para disfrutar de la celebración.

El Santuario de A Franqueira celebra así su fiesta grande: entre distancias de seguridad y ausencias de tradiciones que los peregrinos vienen realizando desde hace décadas. Una celebración atípica, en un año en el que sólo resuena una palabra: coronavirus.

Nuestro obispo, don Luis Quinteiro, presidió la Eucaristía. Durante la homilía nos recordó la importancia de seguir los pasos de la Virgen María. Ella, como madre de Jesús, nos conduce a recorrer el camino de su hijo, nos ayuda a profundizar en nuestra fe.

Hoy, en la Natividad de la Virgen María, don Luis presentaba una petición a nuestra madre del cielo: protegernos contra la pandemia, pero también ayudarnos a vivir con la alegría y la paz de corazón que nos enseña la Virgen en los Evangelios.

Tras la bendición, don Xabier Alonso, párroco del santuario, agradecía la presencia de todos los voluntarios que han hecho posible que los actos se desarrollen guardando las medidas de seguridad.

Finalizada la Eucaristía, los peregrinos subieron hasta lo alto del monte acompañados de don Luis y el párroco, don Xabier, para la bendición del monumento de la Virgen.

Diseñado por Juan Vázquez de O Cequido, pretende recordar el momento en el que la Virgen es encontrada en medio de «o coto da vella», entre las rocas y colocada sobre un carro de labranza. De ahí que haya sido esculpida en una única pieza de piedra, al menos la parte correspondiente a María, mientras que el carro y las ruedas se corresponden con otra pieza separada.

Según don Xabier, este monumento quiere convertirse en un homenaje, no sólo para la Virgen, sino también para los romeros que año tras año acuden a visitar a María llevándole sus promesas.

Continúan los actos hasta finales de septiembre

El santuario de A Franqueira continuará de celebración hasta el domingo 27 de septiembre, en el que se finalizará con la oración por las familias y la renovación de los matrimonios.

Este sábado 19, a las 18:45 h., los peregrinos podrán disfrutar de un testimonio acerca de “Acoller e coidar. A misión dunha traballadora da sanidade”. El domingo 20 quedan suspendidas las danzas tradicionales de la “fiesta dos poxos”. La misasolemne se celebrará a las doce del mediodía y hay prevista una recogida de alimentos para Cáritas interparroquial.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp