20/10/2020

,

San Honorio

Una carta y una invitación

Una carta y una invitación

Todo comenzó hace un año, cuando Aragonta Rodríguez quería saber cuándo se celebraba su santo. Sus dos hermanas, Suevia y Galicia, lo celebran cada año el 25 de julio con su padre Santi quien, llevado por la tenacidad de su segunda hija, decidió que la mejor forma de averiguar la fecha de su onomástica era preguntarle al Obispo.

Y así lo hizo. Durante el verano, Santiago Rodríguez envió una carta al obispado dirigida a don Luis Quinteiro. Para sorpresa de toda la familia, don Luis concertó una audiencia con ellos el pasado nueve de septiembre. En el martirologio romano no aparece ninguna onomástica de Aragonta, pero se cree que se podría celebrar el 1 de marzo, día de San Rosendo quien fue sobrino de la reina gallega.

Santi y su mujer, Lela López, viven en Salceda de Caselas. «Nada
de diminutivos; ni Gali, ni Suevi, ni Ara
», afirma por teléfono. Desde que
son pequeñas, él y su mujer han procurado que a sus hijas se les llame por su
nombre completo; por el momento, lo han conseguido.

Galicia tiene ya 14 años y sus hermanas gemelas, Aragonta y
Suevia, 11. A las tres les encantan las manualidades y se les da muy bien el lettering,
nos comenta su padre por teléfono.

La familia al completo se siente feliz y agradecida después
de la audiencia con don Luis, a quien espera visitar el próximo año. Antes de
colgar, un deseo para este nuevo curso: ojalá los niños no tengan secuelas
después de esta pandemia. «Suevia es muy consciente de todo esto»,
comparte el padre, «si hay que repetir un curso, se repite, pero que no
queden secuelas psicológicas
».

Aragonta, de reina a monja benedictina

Descendiente de los condes de Deza, Aragonta se casó con el
rey Ordoño II alrededor del año 921. Poco menos de un año duró la unión hasta
que el rey decidió abandonar a la joven por una nueva mujer.

Tras el incidente, la reina Aragonta se retiró a la actual Salceda,
donde terminó por profesar como monja en el monasterio benedictino de Santa María
de Salceda. Allí fue sepultada en el último tercido del 900.

Suevia, un nombre para representar un país

Suevia es un antropónimo femenino que deriva de un topónimo
u onomástica geográfica. Este nombre procede del país de la antigua Germania
situado entre los ríos Elba y Vístula

Los suevos, hacia el año 406, migraron hacia la Galaecia
(la actual Galicia, Asturias, León y norte de Portugal), donde se establecieron
cerca del año 420. Tuvieron por capital Braga y fueron evangelizados por San
Martín de Dumio (579).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp