17/06/2021

,

San Alberto Chmielowski
17/06/2021

,

San Alberto Chmielowski

Centenario de la consagración del Seminario de Tui al Sagrado Corazón de Jesús

Centenario de la consagración del Seminario de Tui al Sagrado Corazón de Jesús

El 13 de mayo de este 2021 se cumplen 100 años de la solemne Consagración del Seminario Conciliar de Tui al Sagrado Corazón de Jesús. Participaron en aquel acto inolvidable los seminaristas más jóvenes que cursaban Latín y Humanidades y los mayores que estudiaban Filosofía y Teología, así como los que habían recibido las sagradas órdenes.

La palabra seminario (del latín “seminarium”, semillero o vivero) designa el centro de enseñanza en el que se forman los candidatos al sacerdocio. Por tanto, hablar del Seminario es hablar del Sacerdocio, porque es donde se forman los pastores que han de santificar las almas, dándoles el buen olor de Cristo.

La iniciativa de la Consagración del Seminario de Tui (entonces no existía el de San José de Vigo) al Sagrado Corazón partió de los alumnos, estimulados por sus formadores, al finalizar el curso 1917-1918. La idea entusiasmó al clero tudense y a los antiguos alumnos que se habían formado en el Seminario pero descubrieron que su vocación no era el sacerdocio.

El obispo D. Manuel Lago González, natural de Randufe, pone su celo ardiente para que “se levante en el patio del Seminario una estatua del Corazón de Jesús y que de una manera oficial y solemne se le consagre el bendito plantel de sacerdotes”. Con el obispo a la cabeza, se implicaron en llevar a feliz término el deseado proyecto todo el clero de la diócesis, las autoridades de la ciudad tudense y otras personalidades relevantes del ámbito cultural en aquella época.

Bendición de la imagen

El edificio del Seminario, antiguo convento franciscano, tiene dos claustros. El del ala norte es más moderno y lo preside la imagen de la Virgen Inmaculada, obra del escultor ponteareano Alfonso Quinteiro Alonso, colocada el 1 de mayo de 1959. El claustro del lado sur, más antiguo, está dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, cuya imagen de mármol fue bendecida hace un siglo en la tarde del día 12 de mayo, jueves, por el obispo de la diócesis D. Manuel Lago González acompañado por el prelado de Ourense D. Florencio Cerviño González, ambos antiguos alumnos del Seminario. La efigie en mármol es obra del escultor italiano Lucas Arricina, mientras que los planos del pedestal en granito los hizo el P. Pedro Basterra, S. J., rector del colegio del Sagrado Corazón de Jesús, que desde 1928 se llamó Colegio Santiago Apóstol de Vigo.

En el momento de la bendición una salva de bombas atronó en el cielo tudense, a la vez que repicaron las campanas y sonó la marcha real española, interpretada por la banda musical de Valença que continuó su variado repertorio en la Corredera hasta las once de la noche.

Una crónica de la época explica el monumento escultórico de este modo: “El esbelto pedestal de granito sobre que descansa está trazado en armonía con estilo del claustro, y dentro de la sencillez que ostenta, es modelo de arte y refinado buen gusto. Grabada en el fuste léese la siguiente inscripción que sintetiza y nos recuerda toda la significación del monumento: Tibi corda nostra sacravimus (=a Ti consagramos nuestros corazones)”.

Fiesta del 13 de mayo

Los festejos de este día comenzaron con la Misa de comunión general a las siete de la mañana, celebrada por D. José Muñiz Álvarez, vicerrector del Seminario, en la iglesia de San Francisco. A las once, en el mismo templo, se celebró la Misa solemne con coro y orquesta dirigidos por D. Manuel Martínez Pose, maestro de capilla de la catedral de Tui. Se interpretó la “Missa secunda Pontificalis” de Perosi, a tres voces mixtas.

A la una de la tarde se tuvo el banquete, en cuya presidencia acompañaron al prelado de la Diócesis los hermanos Cerviño (D. Florencio, electo obispo de Ourense, y D. Antonino, arcediano de la catedral de Tui), el padre Basterra, rector de los jesuitas de Vigo, el padre Alcántara, superior de los salesianos y D. José Muñiz, vicerrector del Seminario; los antiguos alumnos Alonso Nogueira, párroco de Burgueira, y Nogueira Rendo, concejal del ayuntamiento. Tras los elocuentes brindis de ex alumnos, el obispo Lago pronunció unas sentidas palabras de gratitud hacia los profesores fallecidos que con su ciencia y sus virtudes habían contribuido a enaltecer el Seminario.

A las seis de la tarde, desde la iglesia de San Francisco se organizó la procesión con su Divina Majestad, en la custodia y bajo palio, por la Corredera hasta el altar colocado ante el monumento del Sagrado Corazón. Después del canto del “Tantum ergo” interpretado por la orquesta de la catedral, el prelado leyó el hermoso texto de la Consagración. Terminada la lectura, se cantó el himno dirigido por el compositor del mismo, el maestro Pose; el autor de la letra fue el obispo Lago. Al finalizar el acto de la Consagración se reservó el Santísimo en el templo de San Francisco.

A las 8 de la tarde empezó en el engalanado salón de actos del Seminario una velada literaria y musical en la que brillaron especialmente la orquesta dirigida por el maestro de capilla Martínez Pose, los eruditos discursos y las poesías de aventajados alumnos como D. Jesús Espinosa Rodríguez, D. Aquilino Tato Alonso, D. Telmo Lago Masllorens, D. Ursicino Rey Parga, D. Miguel Ramallo Sanjuán, D. José Suárez Estévez y D. José Durán López.

El obispo Lago concluyó las intervenciones emplazando a todos los presentes para la celebración de los aniversarios de tan gratas fiestas, idea que al ser escuchada provocó un aplauso de asentimiento general. Dando un viva al Corazón de Jesús, fue contestado unánimemente por todos los concurrentes.

Avelino Bouzón Gallego

Canónigo archivero de la catedral de Tui y párroco de San Bartolomeu de Rebordáns.

Foto de grupo de la consagración al Sagrado Corazón de Jesús el 13 de mayo de 1921. | Foto de Gonzalo Gutiérrez.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp