3/10/2022

,

San Francisco de Borja
3/10/2022

,

San Francisco de Borja
«Abiertos al Espíritu, firmes en la fe», así se confirmaron catorce jóvenes en Salvaterra de Miño

«Abiertos al Espíritu, firmes en la fe», así se confirmaron catorce jóvenes en Salvaterra de Miño

El pasado sábado, 10 de octubre, el obispo, Luis Quinteiro, acudió a la parroquia de San Lorenzo de Salvaterra de Miño, donde catorce jóvenes recibían el sacramento de la confirmación. La celebración se suma a la lista de celebraciones que han tenido que retrasarse debido al coronavirus.

Su catequista Rocío Rodríguez los ha acompañado en este camino de crecimiento en la fe durante el último año. Ella nos cuenta su testimonio, no sólo de la experiencia vivida el pasado sábado, sino como acompañante de estos catorce jóvenes.

«Abiertos al Espíritu, firmes en la fe», así reza el lema en el librillo que el sábado, 10 de octubre, los catorce chicos que se confirmaron en la parroquia San Lorenzo de Salvatierra de Miño sostenían en su mano. 

Cuando iniciamos nuestro curso de catequesis en el 2019, jamás imaginamos los regates que tendríamos que hacer para llegar a celebrar las confirmaciones, ya que la fecha marcada era el 15 de marzo de 2020. Después de una semana convulsa en todo el país, el día 14 de marzo se decretaba el estado de alarma a nivel nacional; el peor de los escenarios, en el que vivimos una paralización sin precedente, que nos llevó a plantearnos mil interrogantes a los que solo el paso del tiempo daría respuesta. ¿Cómo retomar la vida parroquial, misas, comuniones, catequesis? ¿Cómo superar el pánico al contagio y la incertidumbre que la pandemia ha traído? 

Bien, pues a pesar de todos los pronósticos, entre miedos y dudas de cómo llevarlo a cabo, la iglesia, los cristianos, hemos sido capaces de adaptarnos a las nuevas exigencias para poder continuar caminando en la fe, para abrir de nuevo los templos y celebrar la Eucaristía. Prueba de que se puede seguir adelante, ha sido esta celebración que nos llenó plenamente y nos emocionó profundamente. En un momento en el que los jóvenes están en el punto de mira por actitudes no deseables, estos catorce chicos se presentan ante nuestro obispo, don Luis Quinteiro, para ser ungidos con los santos óleos, porque quieren confirmar la fe que recibieron el día de su bautismo y uno por uno poniendo en pie, dijo alto y claro, «aquí estoy».

 Ser catequista de confirmación es un gran reto, no puede estar sujeto a la improvisación; ¿cómo seducir a la generación del “me apetece, de la tecnología, de los influencers y youtubers”?. No hay respuesta fácil para esta pregunta. Solo en la confianza en Aquel que nos llama a servir, podremos encontrar la respuesta y dejar resonar las palabras que el ángel Gabriel dijo a María en el pasaje de la Anunciación: «para Dios no hay nada imposible» (Lc 1, 37).   

Rocío Rodríguez, catequista en la parroquia de San Lorenzo de Salvaterra de Miño.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp